La protección contra incendio de las edificaciones tiene por objetivo: facilitar el salvamento de los ocupantes de la edificación en caso de incendio. reducir al mínimo en cada edificación el riesgo de incendio, evitar la propagación del fuego tanto al resto de la edificación como desde una a otra y facilitar la extinción de los incendios.

Para cumplir con este objetivo las edificaciones deben considerar una protección activa y una protección pasiva, ambas con mínimos de exigencias establecidas en la reglamentación. El presente documento está orientado a entregar conceptos generales relacionados con la protección pasiva contra incendios.

Para descargar, hacer click en: Descargar

Ver Anterior

Edición Técnica: Artefactos Sanitarios -Inodoros y Bidet- Recomendaciones Técnicas