La constructora finaliza en Dublín la primera obra del mundo hecha con ambas tecnologías: BIM y blockchain.

Fuente: Cinco días

El uso del método BIM, acrónimo en inglés de modelado de información para la edificación, aún no es obligatorio para adjudicarse una obra pública en España, pero su implantación avanza conforme a los designios de Bruselas y ya hay algunas Administraciones que lo exigen para ciertos proyectos de gran complejidad o contratos a partir de cierto importe. En lo que va de 2011, sin ir más lejos, se han publicado 161 licitaciones por un total de 148 millones de euros que incluyen este requisito en sus pliegos, según el Observatorio CBIM del Ministerio de Transportes.


Grandes constructoras como FCC ya trabajan con esta tecnología que, a diferencia de Autocad, no se limita a generar planos en 3D, sino que agrega a éstos la memoria y el presupuesto de la obra. La base de datos es accesible a todos los agentes implicados y facilita la gestión del proyecto durante todo su ciclo de vida, ahorrando tiempo y dinero.


Pero el grupo que controla Carlos Slim ha dado un paso más en el desarrollo de la maqueta digital al combinarla con otra tecnología igual de revolucionaria: la cadena de bloques. BIMcheck es la plataforma creada por FCC que empareja ambas soluciones con el objetivo de “mejorar la productividad de la compañía y garantizar la excelencia en los procesos y en los resultados a través de la automatización de los métodos de control y gestión de la calidad en obra”.

“Es cierto que tanto BIM como blockchain pueden utilizarse por separado y que en el sector ya hay muchísima automatización. Sin embargo, hay temas como la propiedad intelectual, la transparencia de los procesos y ciertas ineficiencias de la metodología BIM que los distintos sistemas aún no han conseguido salvar y para los cuales blockchain será un buen aliado”, explica José Carlos Rico Pérez, responsable BIM de FCC Construcción.

blockchain


Una cadena de bloques es una base de datos distribuida y segura gracias al cifrado de sus componentes. Al trasladar esas cualidades a BIM, el proyecto gana en trazabilidad y automatización (es fácil detectar cambios de diseño, por ejemplo), aseguramiento de la calidad (permite contrastar la realidad ejecutada con lo proyectado), agilización de los procesos de compra (se eliminan intermediarios), seguimiento y control, entre otras múltiples ventajas.

FCC ha sido la primera constructora a nivel mundial en aplicar ambas tecnologías en una obra: dos edificios del campus de la Universidad Grangegorman, en Dublín. El proyecto, que completó en abril de este año con un presupuesto de 220 millones, ha recibido la certificación de construcción sostenible Breeam. BIMcheck es una muestra de la apuesta del grupo por nuevas tecnologías digitales, entre las que también destacan la inteligencia artificial y el big data.

Ver Anterior

Se arrienda la primera casa Airbnb construida mediante impresión 3D

Ver Siguiente

¡Atención! Conoce la nueva convocatoria Innova Región: Región de Antofagasta de Corfo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Comentar Publicación