La minería es una de las grandes fuentes de ingreso que tiene nuestro país, con el cobre ocupando el top of mind cuando se habla del tema, pero lo cierto es que hay otros importantes minerales que se extraen en faenas menos publicitadas y que son de vital importancia para nuestra economía. Así, la minería no metálica tiene que ver principalmente con la extracción de recursos minerales que, por medio de un tratamiento especial, se convierten en otros productos buscados por sus propiedades físicas o químicas de uso industrial y agrícola.

En esta categoría, entran algunos conocidos, como el salitre, yodo, yeso, potasio y carbonato de calcio, además de carbonato de litio asbesto, arcillas comunes y sulfato de sodio, por nombrar algunos de los más conocidos. Como es de esperarse, las técnicas de trabajo en esta área cambian de acuerdo con el mineral específico, por lo que se utilizan diversas técnicas, herramientas y maquinarias. Es así como JCB ingresó al mundo de la minería no metálica, trabajando con empresas medianas y grandes en sus áreas de extracción en Tocopilla y en otras enfocadas en el litio.

JCB

Pablo Ávalos, gerente de sucursal Antofagasta de DercoMaq, señala que en su zona los modelos más demandados para la minería no metálica son “las excavadoras, cargadores, y retroexcavadoras. Todas con un muy buen funcionamiento, ya que JCB tiene equipos que están muy bien preparados para ese tipo de faenas, especialmente en términos de protección de motor y elementos de desgaste”. Este último punto es muy importante cuando se trata del trabajo en minería ya que “son faenas bastante agresivas en general, pero las maquinarias de JCB cuentan con una serie de protecciones que permiten que el funcionamiento y la durabilidad de los componentes sea óptimo”, señala el ejecutivo de la zona.

Una de las experiencias más destacadas de JCB en minería no metálica es en el Salar de Atacama, una de las faenas más grandes de extracción de litio, donde ya llevan más de tres años de operaciones con un óptimo funcionamiento. Esto además de una participación constante en el embarque de mineral de plomo y algunos carbonatos en el puerto de Antofagasta, que se hace exclusivamente con cargadores JCB.

Ver Anterior

Llamado abierto para el programa Casa Solar

Ver Siguiente

A más de un año de inicio de las cuarentenas: se consolida digitalización en la venta de propiedades

Comentar Publicación