El proyecto de ubicar un radiotelescopio en un cráter lunar se encuentra entre las ideas que se han seleccionado para ofrecer una mayor investigación y desarrollo en la NASA. La agencia espacial, anima a los investigadores a desarrollar y estudiar enfoques inesperados para viajar, comprender y explorar el espacio. Para promover estos objetivos, seleccionó siete estudios para usar fondos adicionales (en total de 5 millones de dólares) del programa Innovative Advanced Concepts de la NASA (NIAC).  “La creatividad es clave para la exploración espacial futura, y el fomento de ideas revolucionarias que hoy pueden parecer extravagantes, nos preparará para nuevas misiones y nuevos enfoques de exploración en las próximas décadas”, indicó Jim Reuter, administrador asociado de la Space Technology Mission Directorate (STMD) de la NASA.

Nasa Ideas

La NASA seleccionó las propuestas a través de un proceso de revisión por duplicado, que evalúa la innovación y la viabilidad técnica. Todos los proyectos se encuentran en las primeras etapas de desarrollo y la mayoría requiere una década o más de maduración tecnológica. Por el momento, no se consideran misiones oficiales de la NASA.

Entre los seleccionados, destaca el trabajo de Saptarshi Bandyopadhyay, tecnólogo en robótica del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California, quien continuará investigando la viabilidad de un radiotelescopio dentro de un cráter en el lado opuesto de la Luna. Su objetivo es diseñar una malla de alambre que los pequeños robots trepadores puedan desplegar para formar un gran reflector parabólico. El estudio en la Fase II, también se centrará en perfeccionar las capacidades del telescopio y varios enfoques de misión.

También destaca el proyecto de Lynn Rothschild, científica del Centro de Investigación Ames de la NASA en Silicon Valley de California, quien estudiará más a fondo las formas de cultivar estructuras, tal vez para futuros hábitats espaciales, a partir de hongos. Esta fase de investigación se basará en técnicas anteriores de producción, fabricación y prueba de micelios. Rothschild, junto con un equipo internacional, probará diferentes hongos, condiciones de crecimiento y tamaño de poro de pequeños prototipos, en condiciones ambientales relevantes para la Luna y Marte. La investigación también evaluará las potenciales aplicaciones en Tierra.

+Información: www.mdscc.nasa.gov

Ver Anterior

Crean aerogenerador diseñado para espacios urbanos

Ver Siguiente

US 181 Harbour Bridge: Encofrados para el puente atirantado más largo de Estados Unidos

Comentar Publicación