¿Por qué el carbono es tan importante y por qué nosotros, como arquitectos, estudiantes de arquitectura o ciudadanos, tenemos que preocuparnos por algo que parece tan intangible?

Fuente: Plataforma Arquitectura

Para entenderlo mejor, tenemos que volver a las clases de química y la tabla periódica, y me disculpo por eso. El carbono es un elemento químico que tiene la capacidad de combinarse con otros para formar moléculas. Cuando un átomo de carbono se une a dos oxígeno, forma dióxido de carbono (CO2). El dióxido de carbono es un gas incoloro e inodoro, que no es malo en sí mismo. Se vuelve dañino cuando se pierde el equilibrio entre los productos químicos del aire y se libera CO2 en grandes cantidades. A través de la fotosíntesis, las plantas absorben este CO2, reteniendo el carbono y liberando el oxígeno (O2). Los animales, por el contrario, inhalan oxígeno y liberan dióxido de carbono. Aproximadamente el 18% de nuestro cuerpo y el 50% de las plantas están compuestos de carbono, convirtiéndose así en el cuarto elemento químico más abundante.

Durante miles de años, las plantas y los animales nacieron y murieron, y sus restos fueron enterrados de forma natural en el suelo. Bajo tierra, recibieron presión y calor, transformándolos en los llamados combustibles fósiles; con el tiempo, se convirtieron en valiosas fuentes de energía, que suplían las crecientes necesidades de los seres humanos. El petróleo, el gas natural y el carbón son ejemplos de estos combustibles fósiles. Son muy ricos en carbono y al quemarlos, se devuelve al aire el carbono almacenado originalmente.

El carbono también está presente de forma natural en la atmósfera. Es especialmente común en forma del dióxido de carbono antes mencionado, pero también se puede encontrar como monóxido de carbono, metano (CH4) y clorofluorocarbonos (CFC). Estos gases son vitales para nuestra supervivencia, ya que absorben parte del calor del sol que irradian las superficies terrestres. Este “efecto invernadero” permite mantener una temperatura adecuada para el mantenimiento de la vida en el planeta Tierra.

Con la industrialización acelerada de los últimos cientos de años, la humanidad ha estado explorando y utilizando masivamente combustibles fósiles, liberando a la atmósfera grandes cantidades de carbono que anteriormente se almacenaban bajo tierra o en plantas. Actualmente, existe un gran desequilibrio entre lo que se libera a la atmósfera y lo que se vuelve a absorber. La principal consecuencia de esto es la acumulación de carbono, provocando que se absorba más calor en la atmósfera, contribuyendo a un aumento de la temperatura de la tierra y al consecuente y tan temido cambio climático.

Para los que se preguntan qué tiene que ver esto con nosotros, los arquitectos trabajamos en uno de los sectores que más aporta a la emisión de gases de efecto invernadero. Los edificios generan casi el 40% de las emisiones globales anuales de gases de efecto invernadero: el 11% en la construcción y el 28% en las operaciones de construcción. [1] Dado que las tasas actuales de urbanización proyectan un enorme crecimiento en las próximas décadas para adaptarse a las crecientes poblaciones urbanas, es fundamental reducir las emisiones del sector de la construcción para abordar el cambio climático.

Cada producto o material tiene una “huella” de carbono, unos más que otros. La madera es un buen ejemplo: durante el crecimiento de un árbol, se almacenan cantidades significativas de carbono en el árbol, generando un “crédito de carbono”. Después de ser cortado, manipulado, transportado e instalado, una cantidad de ese carbono se libera a la atmósfera, pero puede ser menor que la que consumió el árbol durante su vida. Para ayudar a cuantificar el impacto ambiental de cada una de nuestras decisiones de diseño, existe el concepto de carbono en los materiales. Se refiere a las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas con la fabricación, mantenimiento y demolición de una estructura, y normalmente se cuantifica en kilogramos de dióxido de carbono equivalente (kg CO2 eq).

Carbono

La evaluación del ciclo de vida (LCA) es el método más aceptado para medir el impacto ambiental de un producto a lo largo de su vida útil, incluida su operación. Permite a los usuarios calcular los impactos ambientales derivados de la fabricación y transporte de materiales de construcción, su proceso de construcción y las actividades relacionadas con su uso, mantenimiento, renovaciones, demoliciones y desechos finales. El calentamiento global es una de las categorías de impacto más importantes en el LCA, que también informa los cargos ambientales a lo largo de la vida útil del producto, como la generación de smog, la contaminación del agua y la generación de desechos.

El LCA se puede aplicar a cualquier tipo de producto, incluidos los edificios en su conjunto o sus componentes individuales. Cuando todo el proyecto se considera integralmente en un ejercicio de LCA, a diferencia de un análisis aplicado solo a algunas partes del edificio, se puede denominar evaluación del ciclo de vida del edificio completo (WBLCA). Permite que los equipos del proyecto y las partes interesadas comprendan mejor el impacto ambiental total del edificio y las contribuciones proporcionales de los conjuntos y componentes principales. Evaluar el carbono incorporado de un edificio completo requiere acceso a datos de emisiones de carbono para todos los materiales y procesos involucrados en un edificio a lo largo de su ciclo de vida.

Cada edificio es único. Para desarrollar comparaciones efectivas entre edificios, se necesita información adecuada sobre el desempeño de los edificios actuales como referencia, utilizando el mismo alcance y los mismos parámetros. Para crear objetivos efectivos para futuros edificios sostenibles, es fundamental contar con información adecuada sobre el rendimiento de los edificios actuales, que se puede utilizar como referencia. Para construir una base de datos de información existente, las evaluaciones de carbono integradas deben realizarse de manera consistente, con el mismo alcance y parámetros.

Ver Anterior

Sheraton Huzhou Hot Spring: Un “anillo” de hormigón en medio de un lago

Ver Siguiente

¡Atención! Conoce la nueva convocatoria Reactiva Innovación de Corfo

Comentar Publicación