¿Vivirías en una casa construida en una fábrica? La evolución tecnológica en materia de diseño y producción arquitectónica está provocando cambios innegables en la forma en la que pensamos y construimos arquitectura.

Fuente: Plataforma Arquitectura

La posibilidad de materializar una vivienda a través de un sistema de partes fabricado de manera industrial en un ámbito externo al emplazamiento final de la obra ha abierto la puerta para que numerosos arquitectos y arquitectas investiguen y experimenten con nuevos materiales y tecnologías nutridas de la fabricación digital.

Algunos de los principales motivos que potencian el creciente desarrollo de estas industrias son, probablemente, las ventajas que ofrecen en materia de costos y tiempos de producción, sumado a otros aspectos relevantes como el bajo requerimiento de mano de obra in-situ o la posibilidad de reducir al mínimo los desperdicios de obra. La incorporación de la automatización dentro de estos procesos arquitectónicos también ha jugado un rol fundamental: ya sea en la etapa de diseño (mediante la incorporación de softwares paramétricos o programas que permiten simular el comportamiento de los materiales), o en la fase de materialización (con la fabricación digital mediante robots, drones, impresoras 3d, o routers CNC), la automatización ha habilitado el perfeccionamiento de las secuencias de desarrollo de las obras, aportando notables ventajas relacionadas a la optimización de los recursos, el aumento de la precisión en la ejecución de las tareas y el incremento del control para la reducción de fallas e imprevistos.

arquitectura

Una de las formas más usuales de incorporar métodos digitales y procesos automatizados en el desarrollo de una obra sea, tal vez, la prefabricación. A través de la prefabricación, los arquitectos y arquitectas pueden mandar a producir ciertos componentes y subsistemas de sus proyectos (en serie o de manera customizada) a fábricas especializadas que se encargarán de desarrollarlos valiéndose de herramientas con un mayor grado de tecnificación. Estos componentes luego serán trasladados a su ubicación final, donde serán montados y ensamblados para dar forma a la obra. Es necesario aclarar que los grados de prefabricación también varían, existiendo desde sistemas producidos completamente en fábricas, que luego son transportados a su ubicación final de manera íntegra, con su forma final e incluso todos los acabados interiores y exteriores (esta posibilidad depende mucho la dimensión final de la obra) o segmentados en módulos o partes (y que se ensamblan en destino casi como si fuesen muebles de IKEA); hasta sistemas prefabricados parcialmente, que luego en obra pueden combinarse con otros métodos de construcción in-situ.

Ver Anterior

Roca volcánica para un Clinker “verde” y que mejoraría la resistencia del hormigón

Ver Siguiente

Automatizando el sitio de construcción

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Comentar Publicación