La obra se emplaza en un predio rural inserto dentro de una comunidad principalmente Mapuche, en la localidad de Vilcún, región de la Araucanía. Su arquitectura sureña, en base a madera laminada y estructural, fue el punto de partida para su ejecución. Además, cuenta con estrategias que le permitieron obtener una certificación destacada por la Certificación Edificio Sustentable, CES.

Paula Chapple C.
Periodista BiT

La escuela rural básica Cantino es el único edificio de carácter público del sector rural de Vilcún, en la Araucanía. En él, la comunidad no solo realiza las actividades propias de un centro educativo, sino que también emplea sus instalaciones como un importante punto de reunión para las familias que por allí habitan.

Desde el punto de vista formal, si bien el proyecto está inserto dentro de una comunidad indígena, la arquitectura propuesta no busca abusar de formalismos que rememoren la ruka como único vestigio de las construcciones del pueblo Mapuche, “sino que más bien se define como una síntesis de ciertas variables de la organización espacial dentro de su cosmovisión, como el reunir en torno a un centro organizador y manejar un eje espacial en la relación oriente-poniente, tan importante en la manera en cómo el pueblo Mapuche se vincula con su territorio”, señala a BiT Jaime Gatica, arquitecto del Taller Viga Maestra, que lideró el proyecto.

Escuela Vilcun

Arquitectura sureña

La volumetría propuesta hace eco a una arquitectura sureña, de lectura de aguas, compacta, simple, carente de aleros, como las construcciones más elementales del contexto rural: galpones, bodegas, graneros, los que, dispersos en el paisaje rural, son volúmenes de gran tamaño que actúan como referencias dentro del territorio.

La madera como materialidad principal busca dar sentido a esa síntesis de ruralidad y sencillez, que tenga presencia, pero que a la vez se haga parte del lugar donde se emplaza.

El único espacio de significancia cultural fue definido a solicitud de la comunidad educativa y consiste en el diseño de un espacio ceremonial para rogativas donde se instala el canelo, árbol sagrado Mapuche.

La escuela se organiza a partir de un espacio central contenido en sentido oriente poniente, estableciendo relaciones que van desde lo más público a lo más privado.

En relación norte-sur se define el acceso, el cual recoge los flujos de la única calle vecinal a la que se enfrenta, abriendo y potenciando su rol público, como un punto ícono dentro de la comunidad. Los flujos públicos se organizan a partir del acceso principal, estableciendo la separación de los espacios del apoderado o visitante y de los estudiantes.

Los flujos de servicio se definen en su borde oriente; estos se separan de todas las actividades escolares para resguardar relaciones espaciales no deseadas.
Interiormente se trabajó en una reinterpretación cromática de la textilería característica de sus tejidos en los muros interiores.

Proceso de montaje y construcción

Madera prefabricada

El proceso constructivo del proyecto tenía varias exigencias, desde involucrar temas normativos, utilización de la madera y la eficiencia energética. Se decidió que la mejor alternativa para concretarlo era mecanizando y prefabricando los módulos y piezas de madera.

La tipología estructural predominante se ejecutó en madera estructural de pino radiata y elementos principales de madera laminada. “Esta solución estructural fue modelada bajo el software Cadwork y mecanizada con máquina de tecnología CNC para fabricación de piezas de madera por la empresa Timber (emplazada en la zona sur), lo que permitió la ejecución de una obra limpia, en menor tiempo, contribuyendo a la disminución de la huella de carbono, entre otros aspectos”, comenta Jaime Gatica.
Como lo señala Alan Stegmaier, arquitecto de Timber, “el proceso constructivo de los proyectos que realizamos parte desde la base; es decir, aportando soluciones constructivas tanto al arquitecto como ingeniero. Se trabaja a partir de un modelo 3D (Cadwork), sistema BIM que nos permite anticipar cualquier error o problema que pudiera presentarse en obra. Luego de revisar y corregir este modelo, enviamos la información a nuestra unidad robot que mecaniza o prefabrica todas las piezas que requiere el proyecto”.

BiT N°123
Construcción en madera
El avance del material noble

“La ejecución es precisa, rápida y limpia”, añade Stegmaier. Los módulos se trasladan y montan en obra con facilidad, para el caso de la escuela Cantino se ejecutó con grúas pequeñas. Se fabricaron partes y piezas de madera laminada de pino radiata para las luces más largas y el resto fue hecho en madera estructural de Arauco para los tabiques y, en general, para la prefabricación de la escuela en su totalidad.
Cabe destacar que el programa genera planos de montaje y por defecto un número que se le asigna a cada pieza para que el constructor pueda hacer un montaje rápido. Asimismo, y como lo complementa Alan Stegmaier, “la tecnología que usamos nos permite eliminar conectores metálicos y usar conectores de madera, lo que significa un ahorro de tiempo de montaje y en costo de materiales”.
En mecanizar los módulos de la escuela Cantino la empresa Timber se demoró cerca de 20 días de trabajo y el montaje tomó, aproximadamente, un mes.

Eficiencia energética

La obra cuenta con altos estándares de diseño pasivo y eficiencia energética dado por un contexto de inviernos fríos y veranos calurosos, lo que permitió lograr certificarla mediante la metodología CES (www.certificacionsustentable.cl) con la denominación “certificación destacada”. “Incorporamos elementos como ganancia solar directa para un óptimo aprovechamiento del sol en los recintos de mayores horas de permanencia y uso, como salas de clases, oficinas y patios cubiertos. De esta forma, se disminuyeron los consumos de calefacción”, ejemplifica Jaime Gatica.

El edificio actúa como una fachada ventilada. “En ese sentido la estrategia es simple y apunta a que la mayor cantidad de aventanamientos y captación de luz solar estén en orientación norte, oriente y poniente dependiendo su condición programática, disminuyendo en gran medida las ventanas al sur, orientando los recintos fríos como cocinas, bodegas y baños en esa ala del edificio”, detalla el arquitecto del Taller Viga Maestra.

El control solar norte excesivo y molesto en verano, se controla mediante celosías móviles, las que a ayudan a bajar la intensidad de la luz en las salas de clases, dependiendo de los requerimientos de su uso.

También se estudiaron mediante modelaciones computacionales distintos tipos de aislamiento térmico y sistemas de calefacción de alto rendimiento, sometidos a distintos escenarios de uso del edificio, incorporando una envolvente térmica continua libre de puentes térmicos basada en celulosa proyectada y una fachada ventilada en todo el perímetro envolvente. “Se optó por un sistema de calderas de alta eficiencia a biomasa y sistemas de recuperación de calor, por aerotermia”, indica Jaime Gatica.

Esta sumatoria de factores, dio como resultado un edificio de baja demanda energética y alto nivel de confort ambiental en su calidad de ambiente interior, lo que contribuye de manera significativa a mejorar la calidad de vida en un sector donde la inversión pública es escasa, favoreciendo potenciar las capacidades cognitivas en el desarrollo intelectual de los niños. Un punto de encuentro en el Sur de Chile.

Escuela Vilcun

Ficha Técnica

Nombre del Proyecto: Escuela Rural Básica Cantino
Ubicación: Comunidad Indígena Juan Traipi, Codinhue. Hijuela 61, Comuna de Vilcún, Región de la Araucanía, Chile
Mandante:
Municipalidad de Vilcún – Ministerio de Educación – Secreduc Araucanía
Oficina de Arquitectura: Taller Viga Maestra / Jaime Andrés Gatica Martínez Arquitecto
Ingeniería: Jaime Chaperón Fonseca
Constructora: Constructora Pizarro
Mecanizado y prefabricación madera: Timber
Madera estructural: Arauco
Año finalización construcción: 2020
Superficie construida: 762,10 m²

Ver Anterior

Proyectos OGP1 y Sierra Gorda: Coordinación y construcción en acero

Ver Siguiente

Hospital M’Boi Mirim en Sao Paulo: Modelo de salud

Comentar Publicación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *