Fuente: Ecoinventos

El arquitecto Rodolfo Tinoco diseñó Casa Jardín para que estuviera tan bien equipada que se defendiera por sí misma en cualquier situación. Tiene todo lo necesario para proporcionar alimentos, agua, energía y refugio durante los desastres naturales. La estructura única tiene varios detalles que ayudan a reducir su impacto ambiental, promueven un estilo de vida sostenible y proporcionan mucha privacidad. Está construida a solo una manzana de la playa de Tamarindo, que es el principal destino turístico de Costa Rica. 

“Quería crear una casa que proporcionara alimentos, agua y energía, y que también protegiera en situaciones catastróficas como sequías e inundaciones”, cuenta el arquitecto. 

Un jardín vertical en la fachada principal envuelve la casa hacia arriba y la rodea. Esto crea intimidad con respecto a la carretera adyacente, ayuda a controlar la temperatura de los espacios interiores y permite cultivar verduras comestibles, factores que contribuyen a que la casa sea más sostenible y acogedora.

moderna

La zona residencial está a un nivel por encima del suelo y es espaciosa para una familia, con una zona para dormir, una gran sala de estar, un baño y un balcón donde los jardines verticales siguen creciendo. La casa está colocada sobre pilotes en forma de V, lo que reduce su impacto en el terreno y crea un espacio exterior cubierto. Pero elevarla era también una forma de planificar para el clima cambiante: “al elevar la estructura se tiene en cuenta que el nivel del mar está subiendo y que las propiedades tendrán que enfrentarse a ello en el futuro”, agrega Tinoco. 

Cuenta con un tejado fotovoltaico en forma de hoja que aprovecha suficiente energía solar para que la familia pueda vivir sin conexión a la red. El agua de lluvia del tejado se recicla para el riego, al igual que el agua producida por el sistema de climatización. Las aguas residuales se tratan por completo y se vierten en el flujo de agua natural de la propiedad. “El agua es nuestro recurso más valioso, y este proyecto demuestra que es posible utilizarla y reutilizarla de forma eficiente”, indica el arquitecto. 

Los interiores de Casa Jardín presentan una paleta de colores neutros que ayuda a mantener el énfasis en el entorno natural del exterior. Un techo de madera de teca, baldosas de porcelana de color gris claro y paredes encaladas se combinan para crear un espacio iluminado de forma natural. También se inspira en una estética playera y mantiene visualmente el espacio ligero, refrescante y abierto.

moderna

Ver Anterior

“La construcción de edificios de madera proporciona espacios que están en armonía con la naturaleza”

Ver Siguiente

El hormigón reciclado y el CO2 capturado se convierten en un nuevo material de construcción

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Comentar Publicación