Fuente: Universidad de Newcastle, Australia

Ingenieros de la Universidad de Newcastle desarrollaron un nuevo sistema de almacenamiento de energía a partir de bloques que almacenan energía térmica. En concreto, se trata de ladrillos de 30x20x16 centímetros fabricados con materiales de alta conductividad térmica, que podrían calentarse fácilmente para almacenar energía y enfriarse para liberarla más tarde.

La solución, explican los científicos, se puede adaptar a las centrales eléctricas en desuso o introducirla en las plantas activas para ayudarlas a pasar de los combustibles fósiles a las energías renovables. El objetivo de esta iniciativa, es emplear estas unidades para almacenar el exceso de electricidad durante los períodos de máxima producción o instalarlas en otras plantas de energía para reciclar el calor residual. De este modo, la energía térmica que liberan puede ser usada para calentar agua y accionar turbinas de vapor, sin tener que quemar otro combustible.

Ladrillos Energía Térmica

De acuerdo a lo que explican sus creadores, estos bloques se pueden apilar, de modo que se pueden añadir o quitar para aumentar o disminuir el tamaño del sistema. Además, están hechos de materiales económicos, abundantes y no tóxicos. Las estimaciones iniciales sugieren que deberían costar el 10% del precio de una batería de litio del mismo tamaño, proporcionando la misma cantidad de energía.

Ver Anterior

La NASA busca avanzar en los sistemas de construcción de impresión 3D para la Luna y Marte

Ver Siguiente

Presentan “pared inteligente” impresa en 3D

Comentar Publicación