Un grupo de investigadores de la Universidad Federal del Lejano Oriente de Rusia (FEFU) desarrolló un hormigón autorreparable que puede sellar sus grietas con ayuda de bacterias. ¿De qué se trata? En términos simples, durante la preparación de la mezcla, los científicos agregan un compuesto líquido con las bacterias Bacillus cohnii que llenan las grietas con carbonato de calcio. ¿Cómo lo hacen? Al agrietarse el hormigón, este queda expuesto al aire y la humedad.

hormigón que se autorrepara

Durante el desarrollo de la investigación, las bacterias comenzaron a producir carbonato de calcio y en 28 días sellaron fisuras de entre 0,2 y 0,6 mm. El hormigón recuperó su resistencia inicial y las bacterias volvieron a “dormirse”. “Estos nuevos materiales posibilitan evitar o disminuir las dificultades técnicas y el costo del proceso de reparación”, apuntaron los expertos. 

Las esporas de Bacillus cohnii pueden vivir 200 años y, en teoría, este sería el tiempo de vida útil del hormigón autorreparable. Es decir, casi cuatro veces más que el del convencional, que oscila entre los 50 y los 70 años. El hormigón autorreparable se podría emplear en las construcciones en las regiones sísmicas o en las zonas de alta humedad o lluvias. Los investigadores planean desarrollar en la siguiente etapa un hormigón armado con distintas bacterias para acelerar el proceso de autorreparación.

+Información: www.dvfu.ru

Ver Anterior

La ciudades inteligentes ponen a Japón en el tope de la sostenibilidad urbana

Ver Siguiente

Network Rail se establece como un nuevo hito de la ingeniería con la instalación de un nuevo túnel

Comentar Publicación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *