Las ciudades y su infraestructura experimentan hoy las presiones combinadas del crecimiento explosivo de la población y del calentamiento global. Una empresa de innovación danesa, en conjunto con una oficina de arquitectos y una compañía de robótica, idearon el proyecto “Break the Grid”, que busca responder a la necesidades que podría presentar este escenario en el planeta, a través del uso de impresoras 3D capaces de moverse de forma autónoma por tierra, mar y aire.

En lo particular, esta iniciativa buscará estudiar cómo las impresoras 3D autónomas podrían ofrecer una forma más barata y más rápida de responder al cambio urbano, social y ambiental. De esta forma, combinando prototipos mecánicos y virtuales, los desarrolladores han querido expandir las posibilidades de la arquitectura como una interfaz adaptativa entre nosotros y nuestros entornos. 

Uno de los problemas que buscan resolver con esta iniciativa, tiene que ver con la degradación del asfalto. Pequeñas grietas y fisuras en el asfalto que podrían repararse fácilmente, a menudo, se dejan desatendidas hasta que la erosión crea aberturas peligrosamente grandes en los pavimentos de las carreteras. Para ello, un sistema autónomo de impresoras 3D de rastreo podría escanear y reparar pequeños defectos en carreteras aisladas, resolviendo el problema antes de que sea inmanejable. Otro tema que este proyecto busca resolver  tiene que ver con las marejadas ciclónicas costeras, así como con los tsunamis catastróficos.

Los nuevos enfoques para la protección costera pueden centrarse en el uso de equipos 3D submarinos para establecer dónde se forma el problema antes de alcanzar los costos causados por daños sociales y económicos a gran escala. Finalmente, el último objetivo sería cuidar las estructuras envejecidas, particularmente las de la edificación en altura, que conducen a pérdidas de energía y económicas. “Un mejor análisis del rendimiento energético de las fachadas en estos rascacielos permitiría soluciones de materiales eficientes caso por caso, con requisitos de inversión mucho más bajos y una interacción humana mínima”, señalan los responsables del proyecto destacando a las impresoras 3D voladoras que resolverían este problema.

+Información:
https://gxn.3xn.com/

Ver Anterior

Trabajan en el desarrollo de madera plástica

Ver Siguiente

Minvu presentará primer sistema de certificación sustentable para viviendas

Comentar Publicación