Fuente: 3D Natives

ETH Zurich, en colaboración con Digital Building Technologies, ejecutó un prototipo de losa estructural altamente optimizado para demostrar la versatilidad de la impresión 3D en hormigón. El proceso que utilizaron permitiría controlar dinámicamente la velocidad de fraguado del hormigón impreso en 3D. En otras palabras, los constructores podrían “extruir un hormigón fluido que emule perfectamente la superficie compleja del modelo, sin necesidad de encofrado adicional para la estructura superior”, explican sus creadores.

El proyecto Fast Complexity demostraría que sería posible hacer que la impresión 3D de hormigón sea más personalizable. Esto brindaría a los diseñadores más libertad de expresión. El método propuesto permitiría la implementación de una estética completamente nueva en losas, con características funcionales en ambos lados. “¡Una ventaja adicional es que el método implica menos procesos de fabricación digital, requiere menos mano de obra y es más eficiente en cuanto a recursos! Dados todos estos beneficios notables, la nueva técnica de impresión 3D concreta permitirá un repertorio diverso de soluciones de diseño contextualizadas en edificios reales”, concluyen.

Ver Anterior

¿Bamboo más fuerte que el acero?

Ver Siguiente

Grupo Saesa y Cerro Dominador acuerdan contrato para abastecer de energía eléctrica en el sur de Chile

Comentar Publicación