Como una manera de rendir tributo al pasado de la ciudad de Huzhou y a la tradición nacional, el estudio MAD Architects ideó un hotel de lujo cuya forma tipo anillo representó todo un desafío.

Fuente: Hormigonaldia

 ¿Cómo abordaron este reto? Recurriendo al hormigón reforzado para conseguir un soporte estructural que estuviese acorde a la particular forma de este edificio.

En el último tiempo, China se ha convertido en un imán de proyectos que presentan radicales diseños arquitectónicos. Por ejemplo, el estudio Zaha Hadid Architects realizará una retrospectiva de sus cuatro décadas de trayectoria en Shanghai, destacando algunas de sus obras más relevantes como el nuevo aeropuerto internacional de Beijing, proyecto liderado por el estudio.

Otro ejemplo de arquitectura radical es la biblioteca de Haikou, proyecto a cargo del estudio MAD Architects y en el que confluyeron formas curvas únicas ejecutadas con hormigón blanco, para dar paso a un espacio público de características únicas.

Sin embargo, esta no es la única experiencia de MAD Architects con proyectos de formas complejas. Ya en 2013, el estudio mostró al mundo el hotel Sheraton Huzhou Hot Spring Resort, también conocido como “Hotel Luna” por su particular figura. Éste se encuentra emplazado en Huzhou, una ciudad que se encuentra al oeste de Shanghai y que está catalogada como una de las 100 ciudades chinas como entorno favorable para la inversión.

El particular diseño de este hotel, que busca representar la historia de la ciudad, significó todo un desafío para el estudio, por lo que se tuvo que buscar una solución a nivel estructural que pudiese ir de la mano con la idea de los arquitectos. La respuesta se halló en el hormigón.

Dada la ubicación de Huzhou -al oeste de Shanghai y al norte de Hangzhou, colindando además con el lago Nan Tai- como su historia (Huzhou fue conocida en su época como “el hogar de la seda” y “la ciudad de la bonanza”) el estudio burscó una forma que pudiese conectar al pasado y al presente de la ciudad en un solo edificio.

“La forma en arco del hotel conecta al Huzhou actual con el del pasado y, al mismo tiempo, al agua y la tierra. Este diseño único que integra al edificio en el paisaje acuático del lago Tai, reflejándose en el lago y creando así un eco poético del paisaje natural”, compartió el estudio en la descripción del proyecto.

Con un área construida de 95.000 metros cuadrados, el “Hotel Luna” es un edificio de 27 pisos que tiene una altura de 107 metros y un ancho de 106 metros. De acuerdo a los arquitectos, la idea del particular diseño del hotel es que se aprovechara al máximo su proximidad al lago -formando una verdadera ribera- para integrar de manera directa la arquitectura con la naturaleza del espacio.

“El edificio circular corresponde con su reflejo en el agua”, dijo el estudio. “Así, crea una imagen surrealista que forma una conexión entre lo real (el hotel) y su “fantasma”. Bajo la luz del sol y el reflejo del lago, la forma curva del edificio es cristalina”.

Otro elemento a destacar del “Hotel Luna” es su iluminación cuando cae la noche. “Todo el edificio, tanto interior como exterior, se ilumina gracias a suaves luces que envuelven al hotel y al agua, emulando al brillo de la luna elevándose sobre el lago y de esta forma, uniendo lo clásico y lo moderno a través del reflejo”, describieron desde el estudio.

Una innovadora solución de hormigón

hormigón

Uno de los grandes desafíos en la construcción del Sheraton Huzhou Spring Resort fue, sin dudas, cómo brindar soporte a esta forma anular, cuya idea estuvo inspirada por los puentes tradicionales que aparecen en las viejas pinturas chinas.

Para ello, la solución que se planteó fue un núcleo de hormigón armado con forma de tubo. “Esta innovación en el diseño estructural, que se ejecutó con un hormigón liviano de alto desempeño, nos brindó una excelente resistencia a movimientos sísmicos y además redujo los niveles de contaminación durante la construcción del hotel”, subrayaron desde MAD Architects.

Junto con eso, la estructura de malla curva en la superficie permite que la edificación sea más sólida, “y es esta solidez la que se ve mejorada por la estructura de soporte de acero tipo puente que conecta con el doble cono estructural, en el piso más alto”. Para cubrir la fachada, el estudio utilizó capas de fino aluminio texturado en forma de anillo y cristal.

Finalmente, el estudio destacó la experiencia de ver al Sheraton Huzhou Hot Spring Resort. “Lo que muestra al público es extraordinario, ya que el hotel pone el énfasis en la armonía entre el hombre y la naturaleza y mejora la experiencia sensorial y espiritual de sus pasajeros”, enfatizaron desde el estudio de arquitectura.

Ver Anterior

Cinco materiales de la construcción del futuro

Ver Siguiente

¿Por qué es necesario entender y preocuparnos por el carbono en la arquitectura?

Comentar Publicación