El país nórdico comparte sus innovaciones para que el planeta sea más eficiente y sostenible.

Fuente: El tiempo

La innovación ha hecho de Suecia un ejemplo en la consolidación de ciudades inteligentes. Y es que, por medio de la tecnología, los suecos están superando los principales desafíos que plantean las grandes urbes en temas como cuidado ambiental y movilidad.

Esto es relevante hoy, pues según la ONU las ciudades son responsables del 75% de las emisiones de carbono y del 80% del gasto energético global, lo que obliga a poner en marcha soluciones sostenibles, un tema en el que Suecia tiene larga experiencia.

Precisamente, este país fue el primero en aprobar una ley de protección ambiental en 1967 y fue la sede de la primera conferencia de la ONU sobre medio ambiente global en 1972. Ahora, se prepara para la conferencia de Estocolmo+50 de 2022 que se propone acelerar la transformación hacia un desarrollo más sostenible, verde, y saludable en donde nadie quede atrás.

Asimismo, en el 2010 Estocolmo se convirtió en la primera Capital Verde de Europa debido a su reducción significativa en las emisiones de CO2, sus numerosas zonas verdes, su uso de combustibles alternativos y su compromiso ambiental de largo plazo.

Pero una de las grandes enseñanzas que deja el caso de Suecia es que la sostenibilidad se puede compaginar a la perfección con el crecimiento económico. No en vano, Estocolmo también está en el top 10 de las ciudades más competitivas del mundo y es la capital de más rápido crecimiento en Europa, según la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, y es la ciudad que más unicornios per cápita produce en el mundo, después de Silicon Valley.

Por la senda de las energías renovables

Desde la COP21 de 2015, el Gobierno sueco se propuso convertirse en el primer Estado de bienestar libre de combustibles fósiles, un ambicioso objetivo que espera alcanzar para el 2045, y en ello las ciudades inteligentes desempeñan un papel fundamental a partir de diferentes estrategias.

Una de ellas es consolidar el reciclaje, que constituye una costumbre muy extendida en Suecia hasta el punto que casi no existen rellenos sanitarios. Justamente, se estima que el 99,5% de los residuos domésticos se reciclan y aprovechan. De estos, el 50% se utiliza como recurso para ser transformado en energía sostenible.

De hecho, más del 54,6% del uso de energía en Suecia proviene de fuentes renovables, lo cual mitiga directamente el impacto ambiental de las ciudades y beneficia a más de 600.000 hogares al proporcionarles calefacción y electricidad.

Además, de este modo se obtienen biofertilizantes y fuentes alternativas de energía como el biogás, que es muy utilizado en el transporte público y que ha logrado minimizar la dependencia de Suecia al petróleo y a otros insumos no renovables.

Esta economía circular ha sido tan fructífera que Suecia ya importa desechos para producir energía. Solo en el año 2018, llegaron tres millones de toneladas a la nación nórdica.

Un transporte verde y eficiente

No es un secreto que el transporte es uno de los mayores responsables de las emisiones contaminantes de las ciudades. Por ello, Suecia impulsa fuertemente el uso de biocombustibles. De hecho, los trenes y buses de su capital han usado 100% de combustibles renovables desde el 2017.

Pero los biocombustibles no actúan por sí solos: para minimizar las emisiones, es necesario incorporar soluciones y tecnologías. El diseño de las ciudades, por ejemplo, debe contribuir a que los desplazamientos no sean tan largos y a fomentar el uso del transporte público.

Para esto ha sido crucial contar con una robusta infraestructura digital, aspecto en el que también se destaca Suecia, pues el 96% del pueblo sueco usa internet de alta velocidad, lo que no solo permite innovar en áreas como el transporte y la planeación, sino también elevar la calidad de vida de la población.

ciudades

La expansión de las innovaciones suecas

El trabajo conjunto es el mayor secreto del éxito sueco en innovación y sostenibilidad. Aquí es clave la llamada “triple hélice”, un modelo en el cual el Estado, la empresa privada y la academia se unen para generar soluciones nuevas, sostenibles y rentables.

“En este esquema también son esenciales los ciudadanos. Ellos deben ser tenidos en cuenta. De ahí la importancia de las exenciones de impuestos y los estímulos para que organizaciones y personas contribuyan a la sostenibilidad”, explica Östen Ekengren, presidente de Smart City Sweden, una organización que está desempeñando un papel muy importante en el planeta.

Esta plataforma, financiada por el Estado sueco, impulsa la cooperación con otros países para consolidar ciudades inteligentes y sostenibles en todo el mundo trabajando en torno a cinco áreas: clima, energía y medio ambiente; movilidad; digitalización; planificación urbana, y sostenibilidad social.

Ya hay ciudades colombianas que se han beneficiado de la asesoría y el acompañamiento de Smart City Sweden, como Bogotá, Medellín, Barranquilla y Bucaramanga.

De hecho, la relación entre Suecia y Colombia lleva años dando frutos. En Bogotá y Cartagena, por ejemplo, desde hace más de 15 años se utilizan soluciones suecas para que el transporte público genere menos emisiones, lo que ha mejorado la calidad del aire en las dos ciudades.

Igualmente, en la capital se ha adoptado el concepto de seguridad vial sueco por medio del programa “Visión Cero”, que reduce el índice y los impactos de la accidentalidad en las vías.

Cabe resaltar que Suecia también está cooperando con distintas regiones de Colombia para transformar la basura orgánica en combustibles sostenibles y aptos para su uso en el transporte público y los hogares.

Por último, es preciso destacar que la compañía sueca Ericsson, la primera en alcanzar velocidades 5G, se estableció en Colombia en 1896. Esta estrecha relación ha sido clave para que nuestro país sea el primero en la región en contar con una red 5G, tecnología que será parte integral de la consolidación de las ciudades inteligentes en todo el mundo.

Ver Anterior

El futuro de la construcción: la madera como material para edificios en altura alrededor del mundo

Ver Siguiente

Top 5 de las obras de infraestructura y ecociudad en Medellín

Comentar Publicación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *