Las pérdidas económicas por materiales desperdiciados llegan a US$ 315 millones anuales en Chile. El Gobierno fijó una agenda con exigencias para este año, 2022 y 2035.

Fuente: Pauta

La construcción representa cerca del 7,1% del PIB del país y un estudio de la Pontificia Universidad Católica de Chile, las pérdidas económicas por materiales desperdiciados son de US$ 315 millones anuales.

Sin embargo, los llamados “Residuos de la Construcción y Demolición” (RCD) son altamente valorizables, llegando a tasas de 95%. 

Para enfrentar este problema, el Ministerio del Medio Ambiente, con la colaboración de gremios como la Cámara Chilena de la Construcción -controlador de PAUTA- han trabajado en una hoja de ruta cuyo primer paso es una agenda inmediata, que consiste en la elaboración de un reglamento de manejo de RCD con el Ministerio de Salud, que ya está en desarrollo, además de una serie de manuales para el sector de la construcción. 

Con el foco en 2022 y 2035

residuos

La segunda etapa es una agenda a corto plazo, para marzo de 2022, que incluye alrededor de 15 medidas, como indicadores de economía circular, fiscalización y normativas técnicas.

Y para finalizar, la meta a largo plazo, que se espera concretar en 2035, con un reglamento ambiental para la extracción de áridos, etiquetado de materiales y sistemas de de financiamiento.

“Hoy tenemos la economía cíclica de la sustentabilidad, la cual produce menos basura y aprovecha los recursos naturales”, dijo la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, en Plaza Pauta,de Radio PAUTA.

El plan intentará que para 2025 el 20% de la edificación y de la infraestructura pública nueva cuente con criterios de economía circular y que para 2035, el 40% de la oferta de materiales para la construcción tenga atributos circulares. 

En una dirección similar, el 20 de enero pasado se publicó el primer decreto de la la Ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP).

En una primera etapa, son los neumáticos los primeros en entrar bajo la nueva regulación, obligando a que los productores se hagan cargo de la recolección, almacenamiento, transporte y tratamiento en todo el territorio nacional. 

“Se establecieron exigentes metas de recolección de neumáticos, lo que permitirá aprovechar los materiales para crear nuevos productos y para disminuir la cantidad de basura.

La implementación de la ley se inició con los neumáticos, ya que son los agentes más contaminantes”, explicó la ministra. De hecho, en Chile se venden anualmente cerca de 6,6 millones de neumáticos, generándose unas 140 mil toneladas de residuos. 

El próximo paso será el decreto de envases y embalajes, que está en proceso en la Contraloría, que tendrá medidas específicas para cada material y contará con una recolección domiciliaria.

Ver Anterior

Top 5 de las obras de infraestructura y ecociudad en Medellín

Ver Siguiente

Ante la oportunidad de reinventar el sector de la construcción

Comentar Publicación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *